COVID-19 Y LA CONDUCTA ADICTIVA DE FUMAR

Conocer lo que conoces y lo que no conoces, eso es el verdadero conocimiento.

Confucio

Llama la atención, que a pesar que el coronavirus (COVID-19) ha modificado las vidas de muchas personas y sociedades enteras, todavía son muchos los que durante las medidas restrictivas de confinamiento que se está viviendo, estén manteniendo aún la conducta adictiva de fumar.

El 50% de fumadores desarrollarán a lo largo de su vida una Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). El riesgo es proporcional al consumo acumulado de tabaco (cantidad de tabaco fumado a lo largo de la vida), de tal forma que el riesgo pasa del 26% en los fumadores de un paquete/día durante 15 años, al 51% en los fumadores de más un paquete/día durante 30 años.

¿Cual es tu riesgo de padecer una EPOC? Descárgate gratis la App DíaD y infórmate.

  • El humo expulsado por los pulmones de un fumador puede contener el COVID-19, en caso de que esté infectado, transportándolo así hasta otras personas cercanas y corriendo el riesgo de que se contagien. En consecuencia, afecta a la distancia mínima recomendada de mas de dos metros entre personas, ya que el humo puede superar esa distancia fácilmente. Por ello, se recomienda que si se está fumando, se haga en espacios abiertos y alejados de los demás, aunque la mejor opción es aprovechar esta situación para dejar de fumar.

 

Fumar también debilita el sistema inmunitario y su respuesta ante infecciones, haciendo que los fumadores sean mas vulnerables ante diferentes enfermedades infecciosas.

Diversos estudios muestran que los fumadores son dos veces mas propensos que los no fumadores a contagiarse de gripe y tener síntomas mucho mas severos, asimismo los fumadores tenían una mayor probabilidad de morir en la anterior epidemia de MERS-CoV.

Además se sabe que las personas que tienen cotinina (un alcaloide de la nicotina metabolizada) en el cuerpo, incluso en niveles bajos como el caso de los fumadores pasivos, tienen un riesgo más alto de padecer fallas respiratorias.

Un reciente Metanálisis publicado en la revista médica Tobacco Induced Diseases, sondea como afecta el COVID-19 en aquellas personas que son fumadoras y confirma que fumar estaría relacionado con una progresión negativa y resultados adversos en personas con COVID-19.

En el fumador, el revestimiento de los pulmones es más vulnerable y está produciendo continuamente más receptores ACE2 a los que se adhiere el COVID-19. El hecho de ser fumador empeora el pronóstico de la enfermedad, un aspecto evidente teniendo en cuenta el negativo impacto que tiene el tabaco en los pulmones y su asociación a una gran cantidad de enfermedades respiratorias.

El análisis de datos de 1099 pacientes con COVID-19 ingresados en diferentes regiones de China continental muestra que:

  • De ese total, 173 pacientes tenían síntomas severos de los cuales un 16,9% eran fumadores y un 5,2% eran ex fumadores.

  • Esto se contrapone con los datos de los pacientes infectados que no tuvieron síntomas mas graves: un 11,8% del total (926 personas contagiadas sin síntomas severos) eran fumadores y un 1,3% lo habían sido antes.

  • Además, también se refleja que del grupo de pacientes que necesitó ventilación mecánica, ser ingresado en la UCI o falleció, el 25% era fumador y un 7,6%, ex fumador.

 

De estos datos se estima que los fumadores tienen más del doble de posibilidades de terminar en cuidados intensivos, de estos el 50% fallecerá. Principalmente aquellas personas que desarrollen síntomas severos (10%) y críticos (5%) a parir del quinto día desde que se produjo el contagio.

Pareciera que los hombres en China fueran más vulnerables al COVID-19; incluso se estima que el coronavirus tiene una mortalidad más elevada entre los hombres; en china más del 50% de los hombres adultos fuman y, la tasa de fumadoras es de aproximadamente el 2%. La equiparación de los sexos en cuanto a la conducta adictiva de fumar en la sociedad occidental se da casualmente en personas menores de 60 años.

Por ello, para estar menos vulnerable al coronavirus se debe dejar de fumar. Desafortunadamente en los registros de las historias clínicas de personas que se enferman de COVID-19, hay una pregunta clave que en la gran mayoría de veces, no se suele hacer de forma rutinaria: “¿fuma o no?”
 

¿Fumas cigarrillos electrónicos?

Los cigarrillos electrónicos también debilitan la capacidad de los pulmones de defenderse de las infecciones. El humo del tabaco o de un vapeador puede transportar el COVID-19 hasta un fumador pasivo

¿Que sucede en mi cuerpo cuando dejo de fumar?

Pasados 20 minutos después de fumar el último cigarrillo, el cuerpo inicia una serie de cam­bios que se podrían mantener por años. ¿Quieres comprobarlo?

  • En los 20 minutos siguientes, disminuyen la frecuencia cardíaca y la presión arterial

  • En las 12 horas siguientes, se normaliza el nivel de monóxido de carbono en la sangre

  • En los 3 meses siguientes, mejora la circulación y la función pulmonar

  • A los 9 meses, la tos y la respiración mejorarán

  • Al año, se reduce a la mitad el riesgo de enfermedad cardíaca coronaria

  • A los 5 años, el riesgo de cáncer en boca, garganta, esófago y vejiga se reduce a la mitad

  • A los 10 años, se reduce a la mitad la probabilidad de morir de cáncer de pulmón y dismi­nuirá el riesgo de tener cáncer de laringe o páncreas

  • A los 15 años, el riesgo de enfermedad cardíaca coronaria es el mismo al de aquellas per­sonas que no fuman

 

Como ves los efectos beneficiosos una vez dejado los cigarrillos sobre la salud son inmediatos y sustanciales; y los podrás empezar a disfrutar desde el primer momento; Así que; ¡vale la pena dejar de fumar! Tienes el método DíaD a tu disposición, con sus múltiples recursos gratuitos, crea tu cuenta DíaD.

 

Referencias bibliográficas:

1) Smoking and COVID-19: Rapid evidence review for the Royal College of Physicians, London(UK), David Simons, Jamie Brown, Lion Shahab, Olga Perski
Qeios.

2) Tonnesen P, Marott JL, Nordestgaard B, Bojesen SE, Lange P. Secular trends in smoking in relation to prevalent and incident smoking-related disease: A prospective population-based study. Tob Induc Dis. 2019;17(October). doi:10.18332/tid/112459.

3) Emami A, Javanmaddi F, pirbonyen N, Akbari A, Prevalence of Underlying Diseases in Hospitalized Patients with COVID-19: a Systematic Review and Meta-Analysis. Arch Acad Emerg Med. 2020 Mar 24;8 (1): e35. eCollection 2020. PMID: 32232218.

4) Constantine I. Vardavas, Katerina Nikitara, COVID-19 and smoking: A systematic review of the evidence, March 2020, vol. 18, https://doi.org/10.18332/tid/119324.

5) Vardavas,C.I., Nikitara, K (2020). COVID-19 and smoking. A systematic review of the evidence. Tobacco Induced Diseases, 18 (March), 20.

6) Khot WY, Nadkar MY. The 2019 Novel Coronavirus Outbreak–A Global Threat. J Assoc Physicians India. 2020;68(3):67. PMID: 32138488.

7) Rubén D. Manrique Lipa, Nunca es demasiado tarde para dejarlo. 1º edición, 2019. El método DíaD para dejar de fumar. La revelación. Semana 1. Lo positivo de dejar de fumar. ¿Qué sucede en mi cuerpo cuando dejo de fumar? Pág. 40. https://www.diadmbe.es/tienda/el-libro-diad/

Dejar un comentario

Libros destacados

Boletín informativo

Asegúrate de no perderte nada